¿Qué es la Propiedad de inversión de impuestos?

impuesto a la propiedad de inversión es un tipo de tarifa impuesta a un pedazo de bienes raíces que no es la residencia principal de un individuo. Una cabina de vacaciones, un apartamento alquilado a inquilinos, una tienda, y un espacio vacío de la tierra son algunos ejemplos de propiedades que pueden estar sujetos al impuesto sobre la inversión inmobiliaria. Como regla general, el propietario registrado de una propiedad de inversión es responsable de pagar todos los impuestos relacionados con la propiedad, incluso si él o ella adquirió el inmueble no intencional, como por herencia. <

residenciales y comerciales pueden estar sujetos al impuesto sobre la inversión inmobiliaria. Los pasivos potenciales incluyen ingresos de alquiler y del impuesto de sociedades, así como plusvalías, impuesto de timbre y los gravámenes de la herencia. Impuesto sobre la renta de alquiler es una evaluación especial sobre personas, asociaciones o fideicomisos, cuando sus inversiones inmobiliarias resultado un beneficio neto de alquiler. Impuesto sobre sociedades podrán establecerse sobre sociedades anónimas que obtienen ingresos de alquiler o de darse cuenta de que plusvalías de la venta de una propiedad.

Las ganancias de capital los aranceles, que se pagan los beneficios obtenidos de la venta, suelen evaluarse cuando se venden propiedades de inversión. Normalmente, la ganancia de capital es la diferencia entre el precio de venta y el precio de la propiedad de base, una vez que las deducciones por gastos de cierre y similares se han hecho. Un impuesto sobre el impuesto de timbre se cobra cuando se compra un pedazo de bienes raíces. Por lo general, es pagado por el comprador y se basa en el valor de la propiedad. Impuestos sobre la propiedad de Inversiones también pueden incluir el impuesto de sucesiones, que se paga por una persona que adquiere una propiedad como un regalo.

Los propietarios a menudo son capaces de reclamar las deducciones fiscales por sus propiedades de inversión. Esto es particularmente cierto para las propiedades que se alquilan a personas o entidades. Por ejemplo, un propietario puede reclamar deducciones fiscales para los gastos tales como las primas de seguro de vivienda, el interés de préstamo hipotecario, las tasas asociación de propietarios, o la reparación de una propiedad de alquiler. En algunos países, el impuesto sobre la propiedad de inversión que se paga a los gobiernos estatales o locales pueden ser deducibles de los impuestos federales. Este tipo de gastos son deducibles habitualmente sólo para el año en que se pagan.

En algunos casos, el impuesto sobre los bienes de inversión pueden ser deducibles en un período de años, dependiendo de las leyes fiscales en particular de un país. Estos gastos suelen incluir los costos de financiamiento y los gastos de depreciación de activos. Los costos de mejoras al hogar son también frecuentemente deducibles de impuestos para inmuebles de alquiler. Normalmente, los gastos de mejoramiento del hogar se añaden a la base del costo de la propiedad, que tiene el efecto de aumento de las pérdidas o reducir las ganancias cuando se vende la propiedad.

Deja un comentario